El León y el Cordero

Fábulas y leyendas

Un día, a un león enjaulado le llevaron como comida un corderito.

Era tan inocente y humilde aquel cordero que no tuvo miedo al león, sino que se le acercó como si fuese su madre y lo miró con ojos llenos de devoción y asombro.

El león, desarmado ante tanta confianza inocente, no tuvo valor para matarlo y, refunfuñando, se quedó con el hambre en el cuerpo.

Por fiero y poderoso que sea el adversario, si es justo y noble quedará siempre desarmado ante la inocencia y humildad sinceras de su supuesta víctima.

(de Leyendas: Humildad. H. 11 r.)
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *